logo_recorte_W

Reportaje

sello_120_ok

Lidio Vargas - Sergio Sosa

“Dios siempre está al control de su iglesia”

El desarrollo de la Iglesia Adventista en el Paraguay a lo largo de estos 120 años no ha sido fácil. Sin embargo, Dios siempre ha estado, está y estará bajo el control de su iglesia. Gracias a cada institución, pastor, misionero y feligrés que ha contribuido con su trabajo ha sido posible que juntos construyamos y formemos parte de esta historia. Lidio Vargas y Sergio Sosa, obreros de la antigua Misión Paraguaya, relatan parte de su ministerio.

“Cuando inicié el trabajo pastoral en Encarnación, me habían predispuesto que estaba yendo al cementerio de la asociación paraguaya. Sin embargo, cuando comencé a trabajar allí me di cuenta que estaría trabajando para la maternidad de la Iglesia Adventista en Paraguay”, comenta Lidio Vargas.

“Los tiempos eran difíciles, la gran mayoría de nuestras rutas eran de tierra y muchas veces por el mismo polvo al que nos enfrentábamos día a día, sufríamos de conjuntivitis, pero todo lo que pasábamos no importaba con tal de llevar el evangelio. Además, la alegría que se percibía en los hermanos al ver a su pastor trabajar junto a ellos, pagaba cualquier esfuerzo que se podía hacer”, sostiene Sergio Sosa.

Recuerdo mucho al comisario Alvarenga,  cierto día se iba a celebrar la inauguración de la iglesia adventista de Bonanza, el comisario me mandó a llamar porque quería que cancele el evento eclesial ya que el mismo día iba a llegar el gobernador Juan Carlos Gómez. Cuando fui a hablar con el comisario, éste me repetía  incansablemente yo soy la autoridad aquí, así que tienes que obedecer y cancelar el evento. Pero, yo no le tenía miedo porque Cristo dice en su Palabra que el único que tiene autoridad en el cielo y en la tierra es Él, relata Lidio Vargas.

Conquistando almas para Cristo

El conquistar almas para Cristo no era un trabajo fácil, sin embargo, Dios inspiró a sus siervos para utilizar diversos métodos y estrategias que incentiven a las personas a conocer sobre el mensaje de salvación. El pastor Lidio Vargas, por ejemplo, conquistaba los corazones de los hermanos con la música, luego de ganar su confianza, los guiaba a un estudio más profundo sobre Jesús.

En cierta oportunidad se realizó un retiro espiritual en Encarnación, asistieron muchas personas que no eran adventistas, entre ellas una familia pentecostal. Lastimosamente llegaron para el término del retiro y sólo pudieron disfrutar de los juegos sociales. Sin embargo, a través de ese momento de sociabilización, la familia quedó impactada por la sana diversión, que incluso llegaron a pedir que se realice un retiro espiritual en su casa. Y así fue, fuimos y realizamos un programa de Semana Santa. Después de esta actividad, poco a poco fueron aceptando el mensaje y ahora por la gracia de Dios forman parte de la Iglesia Adventista”, comenta Lidio Vargas.

La misión continúa

“Debemos de predicar según nuestros dones. Dios no necesita santos muertos, sino santos vivos, no necesita de personas que digan soy adventista, soy cristiano, sino que necesita de personas que reflejen eso y testifiquen  a otros con su vida”, indica Sergio Sosa.

“Misión para mí se ve reflejado en el texto bíblico de 2 Corintios 2:15. Y yo muy gustosamente gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré por vuestras almas. Debemos de gastar nuestra propia vida en el servicio de Dios. Hay mucha gente que no sabe cómo va a terminar este mundo, pero nosotros los adventistas sabemos que tiene un final feliz, enseñemos eso a nuestro prójimo, compartamos la esperanza de que un día Cristo volverá para redimirnos” sostiene Lidio Vargas.

Dios seguirá cuidando de su iglesia en los próximos años, sólo debemos continuar entregando nuestros dones a su servicio para el avance de la Iglesia Adventista en nuestro país. No esperes más tiempo y conquista un alma para Cristo, sólo así apresuraremos la venida del Señor y moraremos junto a Él por la eternidad.  

Periodista: Veronica Quispitongo.

Fotografía: Virgilio Noguera.